El Blog de los Creyentes

Que la lectura de estos escritos cortos te inspiren a desplegar tus alas.

Fui donde una señora…

Fui donde una señora…

Retomando el tema de la consulta espiritual, llega a mi esa frase trillada escuchada por todos: “Fui donde una señora”.  La frase es comunicada por muchos y muchas (perdón Real Academia Española) y corre de boca en boca como la pólvora.  En este escrito no consideraremos el acudir a los pastores de iglesias en los sistemas tradicionales. Este escrito tampoco se refiere a las prácticas de meditación y otras modalidades que hemos adaptado del mundo oriental.

“Fui donde una señora” es el acto de cada cual en su búsqueda de soluciones en el contexto “espiritual”.  Allí recibes consejos que, si los ejecutas, harán la magia necesaria para resolver la escasez económica, problemas con la pareja, enfermedades, sueños, premoniciones, problemas en el empleo, el negocio que no funciona, problemas con los hijos o de los hijos, mala suerte, problemas con la justicia de los hombres, el no encontrar pareja, etc.  El nombre y apellidos de la situación constituyen el universo de las experiencias que nos ocupan en esta existencia. Siéntase en libertad para nombrar la situación.

Cuando acudimos a una señora, generalmente vamos con temor o con la esperanza de que nos ofrezca la gran Varita Mágica para resolver los “problemas” que aquejan nuestro diario vivir.

El ir donde una señora se hace a sotto voce, y es un secreto de muchos y muchas que pasan sus días atendiendo las ceremonias de las religiones, y sin decirle a nadie, buscan soluciones en la espiritualidad folclórica o donde sea. Por otro lado, otros vamos porque desde niños vivimos inmersos en familias que creían en eso, y nos llevaban a los “sitios” buscando respuesta. También vamos a ver a la señora con curiosidad porque esa curiosidad podría encontrar a un maestro o maestra de lo esotérico.

De cualquier modo, siendo nosotros seres espirituales y sabiendo que provenimos de un plano invisible, buscaremos solución a los desafíos en nuestra vida en la espiritualidad.

A continuación, mis sugerencias sobre lo que debes hacer antes de visitar a una señora:

  • Aquieta tu mente.  Te sugiero que busques una afirmación o una frase que puedas repetir de continuo o cuando la mente siga murmurando sin parar, rumiando la situación y tu sintiéndote mal. Ejemplo:  El poder de Dios me guía a mi bien.  
  • Reza o medita y establece tu petición a Dios, como lo concibas, de que coloque en tu camino ese canal por el cual recibirás consejo. Pide que el mensaje sea claro y contundente, aunque no te guste.
  • El miedo no resuelve tu situación.  La complica.  ¿Por qué temer? Analiza tu miedo.  ¿Qué es lo peor que puede decirte?  La señora tiene que ofrecerte soluciones.  En su defecto, es una pérdida de tiempo.
  • Pregúntate si tienes el ánimo y la intención de hacer una cosa o estás preparado para ello, que es el significado de la palabra dispuesto.
  • En ocasiones, la situación es una manifestación de tu inconsciente y el consejo demanda modificación de conducta.  ¿Estas dispuesto? Un psicólogo que use hipnoterapia puede ayudarte en la modificación de la conducta.  La señora, en la mayoría de los casos, no es psicóloga.  Date la oportunidad de trabajar la situación en los dos ámbitos. 
  • Afirma sin cesar que tu situación tiene solución, ya sea en ti como aceptación o en lo externo como bendición.  Tiene solución. 

Si te gustó este escrito, compártelo.  Alguien se beneficiará de su lectura. Recuerda: Oración, Decisión, Acción.

Que a Paz del Maestro sea en nosotros.

Las razones

El nombre de este rincón surgió de una descripción que hizo del Dr. Wayne Dyer en uno de sus libros, en el que, luego de definir la palabra inspiración, explicó la etimología de la palabra y expresó que vivir inspirados es vivir en el Espíritu. En aquellos años, me movió el alma. Cuantas veces he caminado por momentos de cambios,  recuerdo la palabra inspiración (en el Espíritu) y que es a ese Espíritu al que tengo que recurrir para comprender que un bien mayor está creado para mi y para todo lo que me ocupa.

Los momentos de nuestra vida en los que hemos recurrido a la consulta espiritual para encontrar respuesta a las ocurrencias del diario vivir, nos han llevado a distintas personas, iglesias, sistemas de creencias, etc. Las más impactantes son las que nos obligan a transformar los pensamientos, a usar la naturaleza como aliada en nuestro anhelo de aliviar el alma y como resultado hemos vivido el milagro de la transformación. En otras ocasiones, no hemos encontrado contestación a nuestras preguntas. ¿Por qué?

InSpiritusPR intenta demostrar las posibilidades de sanación y transformación cuando el pensamiento se centra en la santidad del Espíritu y decide hacer lo que tenga que hacerse para transformar su vida. InSpiritus es el lugar para aclarar el pensamiento y comprender lo que significa la comunión de la mente con el Espíritu, así como las consecuencias naturales de esa comunión. No hay juicio sobre tus manifestaciones. Es lo que es, y de ahí seguimos.

Cabe señalar que cada uno de nosotros, al servir de instrumento del Invisible ha de buscar en sí mismo los principios éticos que elevan la vibración del alma de manera que, por atracción, podamos ser instrumentos diáfanos. También, el respeto por las creencias de cada ser humano y su estado evolutivo son esenciales para navegar las aguas del servicio espiritual. El creer o no creer tiene que respetarse y bendecirse porque no es asunto nuestro el lugar en el que cada persona decida estar. Es importante reconocer que cuando alguien llegó a nuestras puertas, es porque el Universo lo trajo para ser asistido. Si las resistencias naturales de esa alma no se remueven por voluntad propia, no hay culpas sino aprendizajes. En el balance final, es entre Dios y el alma.

Finalmente, no pretendemos saberlo todo. Comprendemos que somos un instrumento del Universo y como tal, es nuestra labor mantenernos en comunión y listos para el servicio.

Mis deseos de que encuentres respuestas y decidas vivir inspirado.

Que la Paz del Maestro sea en todos y cada uno de nosotros.

¿Por qué acudimos a consultas espirituales?

Las cosas del Espíritu las sabe el Espíritu.

El caminar de cada uno de nosotros nos ha llevado a buscar ayuda espiritual en distintos lugares.  Algo en nosotros nos empuja a buscar respuestas a nuestros retos de vida en nuestra religión, en otra religión, en la metafísica, en el Espiritismo, IFA, el Tarot, Wicca y cualquier práctica que nos ofrezca una resolución a nuestro entuerto. 

Muchos creen firmemente en las soluciones que se les ofrecen y hacen lo que tienen que hacer para resolver el asunto que le llevó a las puertas de cualquiera de las experiencias mencionadas.  Otros, continúan buscando porque el mensaje recibido no satisfizo su sed.  Por ahí vemos a los caminantes de los practicantes solos, de las veladas y de cualquier otro acercamiento que le refieran.

Aquí mi postura sobre la búsqueda espiritual:

  • Usted y yo fuimos creados libres para escoger el camino que sea.  Usted y yo podemos recibir un consejo con humildad, pero es decisión nuestra el seguirlo o no.  Al final del camino, es entre usted y su Dios. 
  • Buscamos porque nuestra alma sabe que para toda situación material hay una solución espiritual. En vista de que la turbulencia emocional, mental y psíquica en la que estamos cuando miramos el “problema”, entendemos que hay canales que pueden ayudarnos a identificar la tierra firme en nosotros y en el mundo invisible para salir adelante.
  • En muchas ocasiones, los mensajes se repiten por conducto de distintos canales.
  • El Espíritu nos guía al lugar donde podemos recibir mensajes sanadores y restauradores.  Durante cada consulta, usemos la intuición unida al pensamiento crítico para determinar si lo que escuchamos es congruente con nuestra vibración.  Si no lo es, bendiga el lugar, de gracias y muévase.  No hable a nadie de la persona que le sirvió.
  • Los consejos son efectivos cuando cada uno de nosotros decide que va a trabajar consigo mismo para limpiar el alma.  Trabajemos en nosotros mismos para levantar la vibración del alma y cooperar con el Espíritu Santo y sus manifestaciones de modo que sanemos.

Recuerde: oración, decisión, acción.   Sin miedo.  Las cosas del Espíritu las sabe el Espíritu.

Suscríbete

Anótate en la lista para que recibas noticias nuestras.  Desde avisos sobre la publicación de nuestro blog, consejos para levantar tu vibración, recetas de nuestros ancestros y meditaciones.  Junte de Luz.

Gracias por escribir tu nombre en la lista de los que quieren vivir inspirados. Luz y progreso.

Suscríbete

Lo que hago está dirigido a para personas que creen en la magia del universo.  Mi enfoque es asistirte durante ese desarrollo espiritual así como ser instrumento del otro lado y contestar las preguntas que tengas sobre tus experiencias en este plano.  Me comprometo a trabajar contigo para que obtengas claridad y aprendas que esos mensajes son la respuesta a tus oraciones para manifestar la Verdad de tu ser.

Gracias por escribir tu nombre en la lista de los que quieren vivir inspirados. Luz y progreso.

Share This